Historia

El Hostal y su historia:

Todo comenzó en la década de los setentas, cuando la gran afluencia de jóvenes viajeros de todo el mundo dio paso a un incremento turístico a nivel mundial. Estas personas venían a La Esperanza pero no existía ningún lugar que les diera acogida o los atendiera de cualquier forma, a excepción de Mama “Aída Buitrón”, una mujer muy amable y simpática, que vino de Quito en donde trabajaba como azafata por algún tiempo, buscando junto a sus hijas el lugar mas tranquilo y alejado al sur oriente del centro de Ibarra. Aquí encontró un fuerte potencial al darse cuenta de que hacia falta un lugar en donde los turistas se sintieran como en su casa. Esta señora dominaba el inglés y preparaba una comida única en la manera mas cuidadosa que le dio un gran prestigio a nivel mundial, y ahora cuenta con una infraestructura capaz de acoger alrededor de 70 turistas, cuenta con un acogedor restaurante, confortables habitaciones, agua caliente, en un ambiente rústico donde la paz y la tranquilidad de las décadas pasadas todavía perdura. Su variada gastronomía y desayunos siempre han sido únicos en todo el mundo, y gracias a la habilidad de Aída y sus hijas en la cocina como a la posibilidad de solicitar los desayunos desde muy temprano en la madrugada la “Casa Aída” se ha ganado el prestigio de miles de turistas en todo el mundo.

 

Historia y caracteristicas de “La Esperanza”

(Culturas preincaicas y precolombinas)

Antiguamente toda esta extensión fue un escenario importante donde vivió por mucho tiempo la aguerrida y última cultura pre-incaica “Caranqui” la cual luchó por defenderse durante tres generaciones de los incas del Sur (peruano), finalmente sucumbió y los restos de sus combatientes fueron arrojados por los incas a la laguna conocida como “Yahuarcocha” (laguna de sangre en idioma quechua) Aquí el último soberano del imperio Inca “Atahualpa” asentó uno de los cuatro puntos estratégicos de su imperio (Tahuantinsuyo), pero en poco tiempo se dio la conquista española y el fin de las culturas ancestrales de esta región andina. Cabe mencionar que todavía existen tradiciones milenarias y que no se han perdido del todo los maravillosos caracteres que demarcaban a estas tierras ancestrales. Actualmente existe una abundante información de las culturas antiguas, así como interesantes museos en los que el turista quedará maravillado.

(El terremoto de Ibarra)

La Esperanza fue conocida en el siglo XIX cuando en la presidencia de Gabriel García Moreno, un fuerte sismo azotó y destruyó por completo la ciudad de Ibarra. Los sobrevivientes se refugiaron en Santa Maria de “La Esperanza” hasta su reconstrucción, y luego de algún tiempo descendieron retornando a la nueva ciudad por una calle que actualmente se llama la “Avenida del Retorno”.

(Actualmente)

La Esperanza es un sector muy productivo, tanto en la agricultura, como en la artesanía (talabartería, bordados a mano), su gran amplitud paisajística la hacen apta para la actividad turística en diversas formas. La Esperanza y sobre todo Casa Aída es el mejor lugar de acceso al volcán Imbabura en toda la provincia, su singular geografía se debe a que su entorno está situado sobre los límites montañosos centro-orientales que demarcan la gran hoya del Chota. Sus caminos tienen una gran ventaja debido a que por vías alternas nos conducen a lugares como: el Volcán Taita Imbabura, Laguna de San Pablo al occidente, cerro Cubilche, cerro El Cunrro, Zuleta (Cóndor Huasi-Casa del Cóndor), Otavalo, , Pesillo, Aguas termales de Olmedo y Nevado Cayambe, la cordillera oriental de los Andes, Otavalo, Lagunas de Mojanda, Cuicocha,Yahuarcocha, entre otras atracciones. Si vienen a conocer los cerros aledaños a La esperanza hay que estar preparados para el clima frío, así como para el clima templado ya que ésta es la característica de las tierras Andinas Ecuatoriales.

Su extensión así como su accidentado relieve nos permite realizar actividades turísticas de diversos tipos como ecoturismo, turismo comunitario, turismo de aventura (alta montaña , trekking, ciclismo, etc.)

 

No se admiten más comentarios